Hablemos de la moda y un poco de historia

La historia de la moda refleja la evolución cronológica de las prendas de vestir. El vestido es una necesidad básica para el ser humano, para protegerse del frío y de las inclemencias del tiempo. Durante su evolución, el ser humano ha ido perdiendo el pelo, que ha tenido que suplir con pieles de otros animales o, más tarde, con lana o productos vegetales como el lino y el algodón.

 

La moda es algo muy antiguo. Empieza con la aparicición del Homo Sapiens. En este momento sus vestimentas consistían en pieles de animales que cazaban. En el Neolítico, el ser humano aprendió a tejer e hilar.

 

Respecto a las primeras civilizaciones, en Egipto, ya se hacían prendas más elaboradas y como material principal, se utilizaba el lino; mientras que en Mesopotamia, se solía vestir con largos mantones de lana adornados con franjas de colores vivos, pliegues y mechones de tela.

En Grecia se utilizaba el lino, la lana, el algodón y la seda. El vestido más antiguo, era la exomis. En esta época, la moda ya era una forma de diferenciación de clases sociales: los campesinos vestían con pieles curtidas o vestidos gruesos de lana con un gorro de cuero llamdo kyne; las clases más altas llevaban vestidos de lino o lana fina, llamados quuitón; las mujeres llevaban una túnica larga denominada peplo.

Los pueblos germánicos introdujeron el acto de coser la ropa. Usaban prendas de lana, la mayoría de veces una túnica corta de manga larga, unos pantalones o calzones largos y un sayo. En la Edad Media se seguía utilizando la lana, siendo así el material más utilizado. También destacó como material el lino fino, que se utilizaba para camisas y calzas. Respecto a los atuendos, el masculino consistía en dos túnicas, una a modo de camisa hecha de hilo (brial) y otra compuesta de lana, más larga, con mangas estrechas y ceñida a la cintura con un cinturón; además de de calzones y capa.

 

El atuendo femenino también tenía dos túnicas, pero diferentes a las de los hombres: una interior de mangas estrechas (camisia) y otra larga hasta los pies (estola). Para acompañar la vestimenta, las mujeres llevaban una capa, manto o clámide y, muchas veces, también un velo. En el Medievo también fue corriente el uso de guantes, de hilo para el verano y de piel para el invierno. A partir del siglo XII, aumentó el uso de seda y algodón. En el siglo siguiente, apareció el terciopelo.

 

Fue en el Renacimiento cuando surgió el concepto de la moda como lo entendemos hoy. Se introducieron nuevos géneros y la costura fue adquiriendo más profesionalidad. En la Italia renacentista aparecieron los trajes más espectaculares de la historia, de colores vivos y formas muy originales. En el siglo XVI el calzón corto era a modo de bombacho, y continuó usándose el jubón. En el atuendo femenino, apareció el corsé, que se ceñía sobre una falda llamada crinolina, hecha de tela y crin de caballo.

 

En el siglo XVIII la vestimenta era similar al del siglo anterior, con camisas de mangas anchas con corbata y chaqueta, y calzones hasta las rodillas y medias. En el traje femenino se dio el «estilo Watteau», con faldas muy voluminosas sobre crinolina.La Revolución Francesa supuso el comienzo de una forma de vestir más formal: carcasas cortas y pantalones largos para los hombres; y faldas redondas y chal para las mujeres. Inglaterra pasó a ser el país que poseía el poder sobre la moda, donde los hombres llevaban casacas, calzones hasta las rodillas y sombrero de coba; y las mujeres vestidos largos ajustados bajo el pecho.

 

En el siglo XIX la vestimenta del hombre pasó a ser moderna, formada por un pantalón amplio por arriba que iba estrechándose hasta el tobillo, abrigos de corte recto y un frac que iba adoptando el estilo de la actual chaqueta. En la vestimenta de la mujer, el talle se bajó hasta llegar a la cintura, con mangas anchas y hombrearas y faldas anchas con vuelo y pasamanería. En este siglo, aparecieron las figuras de modisto y modelo como creador de tendencias y para el pase de ropas, respectivamente. También se inventó la máquina de coser.

 

En el siglo XX, la moda femenina estaba dominada por la costura francesa, mientras que la masculina seguía estándolo por la inglesa. Cobraron mayor importancia los estilos deportivo y urbano. Respecto a las mujeres, las faldas se acortaron hasta llegar a la actual minidalda y empezaron a usar pantalones al igual que los hombres, apareciendo así la moda unisex. Estados Unidos empezó a ser el país que dictaba las modas, e impuso los tipos de moda juvenil, práctica y deportiva. En este país nacieron los famosos blue jeans o pantalones vaqueros, que hoy en día siguen siendo una de las prendas más prácticas. En los últimos años, ha ganado mucha importancia el prêt-à-porter, término francés que significa el diseño de moda a precios económicos y al alcance de cualquiera. También ha sido en los últimos años cuando han aparecido las modas de las llamadas tribus urbanas.

 
Así es como ha ido cambiando y evolucionando la moda a través de la historia.